//
estas leyendo...
competitividad, empresa, innovacion, marketing

Fases proceso innovación: el modelo de etapa – puerta. ¡Innovar rápido, con participación y marketing!

El proceso de innovación es muy complejo. Requiere la participación de diferentes funciones de una organización con habilidades diferentes. El modelo más sencillo para formalizar la innovación se basa en ir traspasando la responsabilidad del proceso de unos departamentos a otros de la empresa, desde su concepción hasta la producción y comercialización. Existen diferentes variantes o modelos del proceso de innovación que serán útiles según el producto / proceso a diseñar.

Los inconvenientes del desarrollo tradicional de productos son:

  • plazos de ejecución muy largos y, por otro lado,
  • la falta de integración de los participantes involucrados puede impedir que se logren resultados adecuados.

En los años 80 sale a la luz un modelo que propone innovar en fases paralelas y multifuncionales (etapas) y de puntos de evaluación (puertas) en el que se toma la decisión de continuar con el proceso o abandonar. Estos modelos se denominan de etapa-puerta. Las etapas son realizadas por equipos multidisciplinares de diferentes áreas de la empresa y que comparten sus trabajos habituales con la participación en el proyecto. La evaluación de cada etapa se realiza por la alta dirección o un comité que analiza los resultados obtenidos en cada fase. El problema de este modelo puede estar en la rigidez que puede alargar el tiempo de ejecución.

clip_image002

Para aunar la fuerza del trabajo en equipo con la necesidad de innovar rápidamente, se puede utilizar el proceso de etapa-puerta con etapas solapadas, que reúne las siguientes características:

  • Se prima la velocidad. En este proceso se avanza hacia adelante aunque no se hayan finalizado todos los pasos necesarios para cubrir las anteriores. De este modo, el tiempo de desarrollo se acorta notablemente.
  • Se combinan las necesidades técnicas y de marketing en el desarrollo. Por ejemplo, en la etapa de valoración preliminar, se establecen las especificaciones técnicas para los diferentes ideas de producto seleccionadas. Por otro lado, se evalúa el mercado potencial y se realizan estudios de concepto de producto. De ese modo, existe más probabilidad de éxito de que el producto a diseñar cumpla con las necesidades de los clientes.
  • Es compatible con otras técnicas, como el despliegue de la función de calidad, en el que se establece el desarrollo a partir de las necesidades descritas por los clientes.

Acerca de Jordi Miro

Mi trabajo. Consultor de empresas, www.esferadenegocios.com. Profesor Dpto. Comercialización e Investigación de Mercados, Universitat de Valencia Mis intereses: innovación, marketing, organización!, Visita www.esferadenegocios.com Entusiasmo, perseverancia, ideas...ir hacia adelante, CAMBIO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: